8 ago. 2011

El buen vino

El premio me había cogido por sorpresa. Era la primera vez que además de seleccionarnos entre los finalistas ... nos premiaban. Aunque nuestras bodegas eran bastantes conocidas, la marca seleccionada no. El enólogo la había presentado a concurso sin consultarme.

            A Eduardo le hubiera gustado. Llevábamos veinticinco años juntos en el negocio, peleando a brazo partido para llevar  a la empresa adelante. Por eso cuando subí a recibir el premio, lo sentía allí, formando parte del vino que tenía entre mis manos. Incluso cuando el jurado describió las cualidades del caldo, lo vi reflejado a él. “Un vino con cuerpo, de color intenso. Que transmite sensaciones fuertes en boca y un regusto áspero y rancio. Un vino con carácter.”

            Así fue como lo vi por última vez. Alguien le dijo lo que había ocurrido entre su mujer y yo. Intenté explicarle que fue sólo una locura puntual, que nos dejamos llevar por el momento,  que nos arrepentimos al instante. Nos importaba demasiado. Pero estaba fuera de sí, intentó agredirme varias veces, me defendí  como mejor pude. Hasta que la mala suerte se alió conmigo. Tropezó y cayó, golpeándose la cabeza. Se hundió en un instante. Quedé paralizado, acertando sólo a cerrar la cuba que estaba inspeccionando en ese momento para controlar el proceso de fermentación. Se encontraba en una zona aislada de la bodega, nadie lo encontraría.

            Pero tú verdadero carácter volvía a salir a la palestra, incluso después de muerto seguías luchando a brazo partido conmigo. Nos habías dado un vino excelente.

            Me empezaba a preguntar cual sería el resultado de las dos cubas contiguas.

             FIN



                                                                  JESUS CORONADO

8 comentarios:

  1. Excelente, Jesús, me agradó, que extraordinaria imaginación. Al principio caí en el engaño, creía que en verdad habías ganado un premio por un buen vino, pero sorpresa que me llevé.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Antony:

    Que bueno que te gustara. Estos son los deberes que nos autoimponemos en las tertulias literarias por donde ando metido. Una forma de mantener activa la neurona que nos queda en funcionamiento, Jeje.

    Oye intento dejar mensajes en tu blog, pero no puedo. Así que tengas claro que te sigo pero mi ordenador o mi neurona me juega malas pasadas.

    Un abrazo.

    Jecobe (Jesús Coronado)

    ResponderEliminar
  3. Excelente cuento, realista, con un toque de misterio. Felicitaciones Jesús!!

    Y un abrazo!
    Blanca

    ResponderEliminar
  4. Hola, Jesús. No te preocupes, me doy cuenta por las estadísticas de bloger de tus visitas. Y cámbiate de inmediato a Google Chrome, es el navegador indicado para estas cosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    JECOBE

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TOQUE DE CANELA ,STAR WARS, CARROS DE FUEGO, MEMORIAS DE AFRICA , CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  6. Gracias Blanca. Estaba en el dique seco desde hace algún tiempo. A ver si pongo a trabajar las neuronas.

    Gracias por pasar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. José Ramon. Bienvenido a este humilde blog. Visitaré los tuyos y espero seguir recibiendo tu visita por este.

    Un saludo.

    Excelente introducción.

    ResponderEliminar